En los pacientes que padecen Bulimia Nerviosa se produce una pérdida de control de la ingesta alimentaria que deriva en auténticos atracones de comida, tras los cuales presentan un importante sentimiento de culpa que termina desencadenando conductas purgativas, ayunos y/o práctica de excesiva actividad deportiva. Encontramos sujetos bulímicos con normopeso, infrapeso o sobrepeso.

Encontramos dos tipos:

BULIMIA NERVIOSA TIPO PURGATIVO: el individuo, tras el atracón, se provoca el vómito o utiliza laxantes, enemas, diuréticos…

BULIMIA NERVIOSA TIPO NO PURGATIVO: el individuo realiza excesivo ejercicio físico o ayuna tras los atracones alimentarios.

Esta patología suele desencadenar diversos problemas orgánicos secundarios:

Odinofagia o dolor de garganta al tragar alimentos.

Inflamación de glándulas salivales.

Desgaste del esmalte dental por la exposición al ácido del estómago en cada vómito provocado.

Enfermedad del Reflujo Gastroesofágico.

Deshidratación severa.

Desequilibrio electrolítico que puede llevar a padecer un ictus o infarto cardiaco.

Es común la coexistencia de cuadros depresivos, trastornos de ansiedad, trastornos de personalidad (principalmente del clúster B), trastornos por uso de sustancias o la conducta suicida entre los pacientes con bulimia nerviosa.

Su causa exacta es desconocida, aunque los investigadores creen que existe una interacción de factores genéticos, biológicos, conductuales, psicológicos y sociales en su etiología.

Este tipo de trastornos es más frecuente en mujeres, desencadenándose principalmente en la adolescencia y en las primeras décadas de la adultez.

El diagnóstico y tratamiento de este tipo de pacientes lo realiza un equipo multidisciplinar formado habitualmente por un psiquiatra, un psicólogo, un endocrinólogo y un nutricionista. El apoyo de enfermería suele ser crucial en estos casos.

Es necesario llevar a cabo una valoración exhaustiva tanto psicopatológica como física, siendo habitual la realización de diversas pruebas complementarias (analíticas de sangre y orina, electrocardiograma…).

A nivel terapéutico, hay que realizar un abordaje precoz de este tipo de problemas a distintos niveles:

Psicoterapia individual, grupal y/o familiar:  incluyendo enfoques cognitivos conductuales que ayuden al paciente a identificar y cambiar los pensamientos negativos y disruptivos relacionados con la conducta alimentaria.

Psicofarmacoterapia: los antidepresivos, neurolépticos o estabilizadores del ánimo pueden ayudar en este tipo de patologías.  

Observación de patologías orgánicas que comúnmente se asocian a este tipo de trastornos.

Asesoramiento nutricional: información y apoyo de hábitos alimenticios sanos por parte de nutricionistas, enfermeros o terapeutas.

Un tratamiento a largo plazo con buena adherencia por parte del paciente es fundamental para alcanzar la recuperación en la bulimia nerviosa.

¿CÓMO RESERVAR CITA PARA LA CONSULTA DEL DR. ÁLVARO MOLEÓN?

Para RESERVAR CITA llama por teléfono al 622290407 o reserve a través de Doctoralia.

Álvaro Moleón Ruiz – Doctoralia.es

SI TIENE ALGUNA DUDA CONTACTE EN EL 622 29 04 07 O RELLENE EL SIGUIENTE FORMULARIO













    Comparte en tus redes