El Trastorno Afectivo Bipolar, también conocido como enfermedad maniacodepresiva, es un trastorno mental grave de importante base genética que provoca cambios extremos en el estado de ánimo, la energía, los niveles de actividad, el ciclo del sueño o la capacidad para realizar las tareas del día a día. De este modo, los pacientes pasan a lo largo de su biografía por cuadros depresivos (tristeza vital, sentimiento de desesperanza, inhibición psicomotriz…) y episodios maniformes (irritabilidad, expansividad, euforia, insomnio…), intercalándose entre ambas polaridades habitualmente periodos de eutimia o estabilidad afectiva.

Este trastorno mental es frecuente ya que afecta según la OMS a 60 millones de personas en el mundo. En España, la estimación es que hay unos 70 casos por 100.000 habitantes.

Existen 3 tipos de Trastorno Afectivo Bipolar:

TRASTORNO BIPOLAR TIPO I

Caracterizado por la tendencia a padecer episodios maniacos de al menos 7 días de duración o por clínica maniforme que precisa de ingreso hospitalario urgente. A lo largo del transcurso de la enfermedad, también son frecuentes los episodios depresivos, pero en estos casos es la manía la más característica. También son frecuentes los episodios mixtos (mezclando rasgos depresivos y maniformes).

TRASTORNO BIPOLAR TIPO II

Caracterizado por la tendencia a padecer episodios depresivos, los cuales se suelen alternar con episodios hipomaniacos, de menor intensidad que los que ocurren en el tipo I. También son frecuentes los episodios mixtos (mezclando rasgos depresivos y maniformes).

CICLOTIMIA O TRASTORNO CICLOTÍMICO

Definido por períodos de síntomas hipomaníacos, así como períodos de clínica depresiva que duran al menos 2 años (1 año en niños y adolescentes).

Es necesario diferenciarlo de los altibajos anímicos habituales que todo el mundo puede sufrir en diversas etapas de su vida en función de la presencia de diversos estresores.

El padecimiento de un trastorno afectivo bipolar se suele diagnosticar en los últimos años de la adolescencia o juventud. Esta patología mental puede terminar afectando de forma importante a la funcionalidad del que lo padece, repercutiendo en las relaciones sociales o el rendimiento laboral o escolar. En los casos más severos, pueden aparecer ideas autolíticas o consumarse el suicidio. Sin embargo, el trastorno afectivo bipolar tiene tratamiento mediante un abordaje psicofarmacológico complejo (habitualmente se requieren varios fármacos)acompañado habitualmente de psicoterapia, pudiendo las personas con esta enfermedad mantenerse asintomáticas durante periodos de tiempo prolongados y llevar una vida plena y productiva en muchas ocasiones, siempre que tengan una buena adherencia al tratamiento.

¿QUIERE SABER MÁS SOBRE EL TRASTORNO AFECTIVO BIPOLAR?

Si desea conocer más profundamente sobre el Trastorno Afectivo Bipolar, le recomendamos la lectura de los siguientes folletos divulgativos:

TRASTORNO BIPOLAR

Aquí encontrarás explicado lo que es el trastorno bipolar, sus síntomas y causas, cómo se diagnostica, las opciones de tratamiento…


TRASTORNO BIPOLAR EN NIÑOS Y ADOLESCENTES

Explicación sobre el trastorno bipolar en los niños y los adolescentes, incluyendo causas, síntomas, diagnóstico, opciones de tratamiento y cómo ayudar y apoyar a un niño o adolescente que tenga este trastorno.


¿CÓMO RESERVAR CITA PARA LA CONSULTA DEL DR. ÁLVARO MOLEÓN?

Para RESERVAR CITA llama por teléfono al 622290407 o reserve a través de Doctoralia.

Álvaro Moleón Ruiz – Doctoralia.es

SI TIENE ALGUNA DUDA CONTACTE EN EL 622 29 04 07 O RELLENE EL SIGUIENTE FORMULARIO













    Comparte en tus redes