El Trastorno Depresivo Persistente o Distimia es un tipo de cuadro depresivo en el que el sujeto que lo padece presenta de forma crónica (al menos dos años) una sensación de insatisfacción, rabia, desánimo y abatimiento que motivan tristeza y un peor funcionamiento diario de la persona. 

La clínica es similar a la depresión mayor, pero de menor intensidad. En la distimia predomina la apatía y la abulia frente a la desilusión. El paciente describe su sentimiento de tristeza como normal y no lo asocia a la existencia de situaciones desencadenantes concretas, como ocurre, por ejemplo, en el Trastorno Adaptativo. Lo que sí comparte con este trastorno es que pueden mostrar una resonancia afectiva adecuada ante estímulos positivos, mejorando su ánimo de forma transitoria. De este modo, sus mejorías y empeoramientos suelen depender de los acontecimientos vitales y de la interpretación que hagan de ellos.

Es frecuente que el paciente distímico presente una personalidad de base hiperemotiva (clúster B) y/o muy dependiente (clúster C). También se da el caso de que, a lo largo de la evolución de la distimia, el paciente presente un episodio depresivo mayor superpuesto (depresión doble).

Es un trastorno mental frecuente, alcanzando su prevalencia el 3%, siendo el doble de frecuente en la mujer que en el varón.

No se conoce la causa exacta del trastorno depresivo persistente. Al igual que la depresión mayor, puede involucrar más de una causa, tales como factores genéticos, biológicos o psicosociales.

El abordaje clínico de la distimia lo suele realizar un equipo multidisciplinar formado por un psiquiatra y un psicólogo clínico.

Para un correcto diagnóstico, es necesario llevar a cabo una adecuada entrevista clínica con el paciente y familiares. A diferencia de otros trastornos mentales, las pruebas complementarias no son de gran utilidad en su diagnóstico. En todo caso, sí estaría indicada la realización de una analítica sanguínea completa para descartar trastornos físicos que puedan producir clínica depresiva.

En lo que respecta al tratamiento, lo idóneo para el paciente distímico es la combinación de un tratamiento farmacológico con antidepresivos (ISRS, ISRN, antidepresivos tricíclicos…) junto a psicoterapia cognitivo-conductual. En todo caso, es importante individualizar el plan terapéutico en función de las peculiaridades de cada paciente con el fin de obtener la mejoría clínica del paciente.

¿CÓMO RESERVAR CITA PARA LA CONSULTA DEL DR. ÁLVARO MOLEÓN?

Para RESERVAR CITA llama por teléfono al 622290407 o reserve a través de Doctoralia.

Álvaro Moleón Ruiz – Doctoralia.es

SI TIENE ALGUNA DUDA CONTACTE EN EL 622 29 04 07 O RELLENE EL SIGUIENTE FORMULARIO













    Comparte en tus redes