El problema del consumo perjudicial de tóxicos es uno de los más graves, complicados y antiguos que tiene planteado la sociedad moderna. Esto ha derivado en que el trastorno por uso de sustancias (TUS) se haya convertido en una patología mental muy frecuente caracterizada por un consumo perjudicial de sustancias que actúan sobre el sistema nervioso central, (fundamentalmente sobre el encéfalo) interfiriendo de forma relevante en la vida laboral y social del que lo padece, además de cambiar sus deseos habituales y prioridades.  

Dentro de este tipo de sustancias tóxicas encontramos las drogas estimulantes del sistema nervioso central (por ejemplo, cocaína, anfetaminas o speed), las depresoras del sistema nervioso central (por ejemplo, el alcohol, los opioides o las benzodiacepinas) o perturbadoras (por ejemplo, cannabis o LSD).

Entre los tóxicos más comúnmente vinculados a un consumo patológico en España encontramos el cannabis, la cocaína, los opioides yel alcohol.

Según los más recientes informes que proporciona el Observatorio Español de Drogas y Toxicomanías, se está produciendo un aumento en el consumo sobre todo de los derivados del cánnabis y de la cocaína.

En lo que respecta a los opiáceos, se ha observado un descenso importante en el consumo en los últimos lustros, aunque recientemente se está empezando a atisbar un repunte del consumo de opioides.

En lo tocante al alcohol, el 80 % de la población española adulta consume alcohol, haciéndolo de forma habitual el 67 %. Según estudios fiables se estima que el 8 % de la población general presenta una dependencia alcohólica y que el consumo abusivo de alcohol es el responsable del 20 % de las urgencias psiquiátricas, del 35 % de los accidentes laborales y del 50 % de los accidentes de circulación.

Otros tóxicos que también son consumidos con un patrón perjudicial en nuestra sociedad, aunque con menor frecuencia, son las drogas de diseño o las anfetaminas.

Es muy común que los pacientes que presentan un trastorno por uso de sustancias sufran paralelamente otro trastorno mental (psicosis, trastornos ansioso-depresivos, trastornos de personalidad…). Esto es lo que se conoce como patología dual, la cual tiene un pronóstico más desalentador que padecer cualquiera de las dos patologías por separado.

El paciente con trastorno por uso de sustancias, asociado o no a otra enfermedad mental, precisa de un tratamiento individualizado pautado por un médico especialista en la materia.

El plan terapéutico suele consistir en la combinación de un tratamiento farmacológico personalizado junto a una terapia psicológica intensiva, además de intervenciones sociales en muchas ocasiones. En casos muy severos, es necesario el internamiento en un centro de deshabituación especializado.

¿QUIERE SABER MÁS SOBRE EL TRASTORNO POR USO DE SUSTANCIAS?

Si desea conocer más profundamente sobre el Trastorno por uso de sustancias, le recomendamos la lectura de los siguientes folletos divulgativos:

RELACIÓN DE LAS DROGAS Y MEDICAMENTOS CON LAS FACULTADES PARA LA CONDUCCIÓN DE VEHÍCULOS

Documento elaborado por la DGT en el que se hace una descripción general del TUS y su vínculo con la afectación en la aptitud para conducir.


NUEVAS SUSTANCIAS PSICOACTIVAS

Información detallada de las nuevas sustancias psicoactivas, explicando el reto que supone en la actualidad para la salud pública.


¿CÓMO RESERVAR CITA PARA LA CONSULTA DEL DR. ÁLVARO MOLEÓN?

Para RESERVAR CITA llama por teléfono al 622290407 o reserve a través de Doctoralia.

Álvaro Moleón Ruiz – Doctoralia.es

SI TIENE ALGUNA DUDA CONTACTE EN EL 622 29 04 07 O RELLENE EL SIGUIENTE FORMULARIO













    Comparte en tus redes