Los trastornos psicóticos o psicosis son un grupo de trastornos mentales graves que se caracterizan por una pérdida de contacto con la realidad, produciéndose alteraciones en el pensamiento, percepción, sentimientos y comportamiento del que lo sufre. El paciente psicótico frecuentemente sufre un deterioro importante del funcionamiento a todos los niveles (personal, social y laboral).

Este tipo de trastornos son más frecuentes de lo que la sociedad estima, afectando a más del 1% de la población.

Las manifestaciones clínicas de los trastornos psicóticos suelen iniciarse entre los 18 y 28 años y entre ellas destacan:

SÍNTOMAS POSITIVOS

ALUCINACIONES: percepciones de algo que no existe, como escuchar, ver o sentir algo inexistente. Las más frecuentes son las auditivas.

DELIRIOS: falsas creencias, tales como creer que es víctima de un complot o que es una figura mesiánica. Para el que las experimenta, estas creencias son totalmente reales.

ALTERACIONES DE LA FORMA DEL PENSAMIENTO: pérdida de asociación entre una idea y la siguiente, deslizamiento de un tema a otro distinto, falta de relación entre una pregunta y la respuesta o exceso de detalles en esa respuesta.

SÍNTOMAS NEGATIVOS

Asocialización

Anergia o abulia (falta de energía o voluntad)

Anhedonia o pérdida de la capacidad de disfrutar de actividades previamente placenteras.

Dificultad para expresar las emociones (aplanamiento afectivo), disminución de movimientos, pobre contacto ocular.

Discurso parco.

SÍNTOMAS COGNITIVOS

Dentro de ellos se incluyen problemas para el procesamiento o el uso de la información, la toma de decisiones, fallos de memoria, presentar atención o concentrarse.

El desarrollo de un primer episodio psicótico consta de 3 fases: pródromos, fase aguda y recuperación o remisión. Una vez remitido el episodio psicotiforme:

Un 20% de los afectados no vuelve a experimentar otro episodio psicótico.

Un 60% sufre alguna recaída, pero entre ellas hay periodos de normalidad.

Un 20% pueden mantener los síntomas indefinidamente pese a seguir un correcto tratamiento.

Se considera que la psicosis tiene un origen multifactorial, estando su desarrollo determinado por la interacción de una serie de factores que marcan la vulnerabilidad a padecerla:

Factores genéticos: existen más casos de enfermedad en familiares de personas con psicosis. Sin embargo, puede haber psicosis sin antecedentes familiares o no darse la enfermedad, aunque haya varios miembros de la familia afectados.

Factores biológicos: los síntomas psicóticos se deben a una hiperactividad de la dopamina o a una mayor sensibilidad de los receptores dopaminérgicos a nivel cerebral. Además, otros factores biológicos asociados son las complicaciones durante el embarazo o el parto, deficiencias nutricionales o traumatismos craneoencefálicos.

Factores ambientales: sucesos traumáticos, problemas familiares o laborales…

Consumo de tóxicos, especialmente cannabis y cocaína.

Estrés: percepción de no tener recursos para enfrentarse a las exigencias de una determinada situación.

Entre los trastornos psicóticos más prevalentes encontramos:

También podemos encontrar manifestaciones psicóticas en el trastorno bipolar (abrir link que conecte con TRASTORNO BIPOLAR o en otras entidades clínicas como la psicosis breve, el trastorno esquizofreniforme, la psicosis reactiva, la psicosis tóxica, la folie à deux (psicosis compartida), o la psicosis postparto.

A su vez, encontramos condiciones que producen síntomas similares a la psicosis. Estas incluyen la intoxicación por drogas, los efectos de un tratamiento farmacológico, las infecciones cerebrales, los accidentes cerebrovasculares y los tumores cerebrales.

Los pacientes que padecen un trastorno psicótico suelen ser reacios a aceptar que tienen un problema mental. En la mayoría de los casos, son los familiares quienes solicitan atención especializada. En otro porcentaje relevante de casos, su vía de entrada es la atención psiquiátrica en un Servicio de Urgencias tras protagonizar un episodio de agitación psicomotriz secundario a su descompensación psicopatológica.

El abordaje clínico de los cuadros psicóticos lo suele realizar un equipo multidisciplinar formado por un psiquiatra, un psicólogo clínico, un trabajador social, enfermería y un terapeuta ocupacional.

Para un correcto diagnóstico, es necesario llevar a cabo una exploración exhaustiva a nivel psicopatológico y físico, además de profundizar en los antecedentes personales y familiares. Suele ser necesaria la realización de diversas pruebas complementarias como analíticas sanguíneas, drogas de abuso en orina y pruebas de imagen cerebral (TAC o Resonancia Magnética).

En lo que respecta al tratamiento, el pilar fundamental es la psicofarmacoterapia con neurolépticos, ya sea por vía oral o, por la cada vez más utilizada, vía intramuscular (antipsicóticos inyectables de liberación prolongada). Estos fármacos son eficaces, por lo que es clave que el paciente psicótico adquiera consciencia de enfermedad y obtenga una buena adherencia al tratamiento para reducir el número de recaídas y alcanzar un mejor pronóstico. En este sentido, el desarrollo de los antipsicóticos inyectables de liberación prolongada en las últimas décadas ha ayudado sobremanera al permitirnos mantener al paciente bajo tratamiento con una única administración intramuscular quincenal (risperidona u olanzapina), mensual (aripiprazol o paliperidona) o, incluso, trimestralmente (paliperidona).

A esta terapéutica con antipsicóticos se le debe añadir la psicoterapia (tanto individual como grupal) y terapia ocupacional acorde al tipo de trastorno psicótico y las peculiaridades de cada paciente. Con esta combinación de herramientas terapéuticas es posible conseguir una alta calidad de vida del paciente.

¿QUIERE SABER MÁS SOBRE LOS TRASTORNOS PSICÓTICOS?

Si desea conocer más profundamente sobre los trastornos psicóticos, le recomendamos la lectura de los siguientes documentos:

PSICOSIS

Documento realizado por el National Institute of Mental Health (NIMH) en el que se informa sobre lo que es la psicosis, sus causas, signos y síntomas y tratamiento.


PSICOSIS: GUÍA PARA ADOLESCENTES Y FAMILIA

Guía realizada por el CIBERSAM orientada a adolescentes y familias en la que se informa profundamente sobre lo que es la psicosis, sus causas y relación con drogas, síntomas, y tratamiento.


GUÍA DE PSICOEDUCACIÓN PARA LAS FAMILIAS DE PERSONAS DIAGNOSTICADAS DE PSICOSIS

Guía psicoeducativa realizada por la Consejería de Sanidad del Gobierno de Cantabria orientada a familiares de personas diagnosticadas de psicosis en la que se informa sobre lo que es la psicosis, las señales de alarma o recaída, y consejos para un adecuado tratamiento.


¿CÓMO RESERVAR CITA PARA LA CONSULTA DEL DR. ÁLVARO MOLEÓN?

Para RESERVAR CITA llama por teléfono al 622290407 o reserve a través de Doctoralia.

Álvaro Moleón Ruiz – Doctoralia.es

SI TIENE ALGUNA DUDA CONTACTE EN EL 622 29 04 07 O RELLENE EL SIGUIENTE FORMULARIO













    Comparte en tus redes